lunes, 4 de enero de 2016

El equilibrio: los cuatro pies en la tierra y mirando con el corazón

A donde el corazón se inclina, el pie camina... Alejandro Jodorowsky
Amado Padre gracias por ser un Sabio Místico, por ser mi Maestro y por ser mi Papá...
MI GRAN MIEDO: 
soportar lo insoportable

Tuve un miedo, un miedo terrible toda mi vida, jamás pensé que tendría la fortaleza y la serenidad para vivirlo, lloré por dentro, lloré internamente seis días seguidos cuando me di cuenta que mi papá se iba a ir para siempre, que el momento del desprendimiento se acercaba, que el tiempo de mi padre en esta tierra se estaba cumpliendo.

Dios y tu organizaron tu partida de una manera perfecta, sin dramas, sencilla, discreta, libre y con el permiso humano para irte porque hay gente que no deja morir a la gente.

Mi papá tuvo una muerte hermosa se fue en un segundo, no sufrió y como tu mismo me dijiste en un sueño todo sucedió como tenía que ser, también me dijiste que ibas a estar con nosotros un tiempo, que nos ibas a acompañar, a cuidar y a guiar, que te habían dado a elegir entre cuidarnos o avanzar al lugar que te correspondía y que habías elegido cuidarnos y gracias por elegir cuidarnos Papá porque ahora más que nunca te necesitamos.

Nadie imaginó que te ibas, yo lo presentía, lo veía, fui consciente de ello, más Dios me sacó de ahí porque honestamente yo no te hubiera dejado ir, cuando me intercambié por mi hermano y me quedé fuera del Hospital San José, no me dejaron entrar, por más que lloré, rogué, pataleé, no pude entrar, cuando dijeron que sí, yo ya me había ido: la - moqueadera - ese llanto interno me noqueó, la noche lluviosa y la inseguridad del sector.

Dios y tú decidieron que yo te recordara como te recuerdo, Dios organizó todo perfecto. Te despediste de cada persona, cada ser y cada familia como tenía que ser. Tus últimas palabras fueron para mí: GRACIAS PAPÁ y tus palabras me describen a la perfección, yo tengo una virtud y un defecto: creo en la gente.

Así como la concepción, el nacimiento y nuestra vida es con permiso de Dios, tu me enseñaste que la muerte natural también es un proceso que Dios dirige. Como dice la Palabra de Dios no se cae una hoja de un árbol sin permiso del Creador.

La muerte natural es el declive... cuando nacemos, dormimos mucho, venimos de la Fuente, estamos muy cerquita de Dios, tan cerca que la presencia de un bebé maravilla a todos y todas, no tiene que hablar, ni decir nada, un bebé es alegría, es celebración, es la presencia misma de Dios porque emana la misma energía amorosa del Creador.

La muerte natural es un proceso, poco a poco este cuerpo que Dios nos dio, se va deteriorando, nos vamos apagando, nos volvemos torpes, todo empieza a fallar, según lo que le corresponda a cada persona el cuerpo falla, la mente falla, el cuerpo y la mente fallan, como decía María Felix: hay que cuidarse porque la catástrofe es inevitable, pestañas y canas no van.

Volvemos al mismo sueño de cuando éramos bebés y nos vamos acercando a la fuente, hay distintos procesos - por los distintos apegos - y vamos regresando a la Fuente hasta que llega el momento de desprendernos y retornar a la luz maravillosa, creativa, bondadosa, amorosa, abundante, expansiva y receptiva del origen y del amor...

Mi hermano te guió con amor y sabiduría por el sendero que nos lleva a la luz eterna de la creación, ambos te dijimos las mismas palabras, en el mismo momento, mi hermano te las dijo al oído y yo te las dije apenas llegué a la casa, en la sala, me abracé fuerte a tu ruanita, en voz alta y con todo mi amor: te di las gracias, te dije cuanto te amaba, que habías cumplido, que eras el mejor papá del mundo, te dije que si tenías que quedarte te quedaras y si tenías que irte que te fueras, que se hiciera la voluntad de Dios y la voluntad de Nuestro Señor fue llevarte con él. Al segundo me llamó mi hermano y me dijo: nuestro padre acaba de fallecer. Me fui corriendo a buscar la Powha y oré por tí Papá para continuar guiándote por el sendero de la luz...

En el momento de la muerte el ego no importa, la muerte es el culmen del desapego, soltamos todo y sobre todo lo que más queremos: nuestro cuerpo. En esos momentos solo interesa la persona que está trascendiendo y te fuiste bien, tranquilo, sin dramas, rodeado del amor de mi hermano, de mi mamá y el mío, te fuiste rodeado de ciencia, el doctor, las enfermeras, las personas de urgencias tuvieron un trato humano y digno contigo y con nosotros.

Mi mamá me contó que cuando salió a la sala de urgencias todos preguntaron por el abuelito, que como estaba él y mi mamá les dijo acaba de fallecer y todas las personas que estaban ahí que solo compartieron unas horas contigo, todas lloraron, no podían creer que el anciano lúcido, de las risas y los chistes se había ido, así como lloró el señor que cortaba el pasto, el señor de la lavandería, los vecinos y vecinas aquí en el Barrio, en el Edificio Caribe, en CREARC, todos tus amigos y amigas, todos sentimos tu partida mi Carlín, a todos nos dolió y nos duele en el alma que ya no estés aquí con nosotros.

La muerte trae sus tareas, le asigna responsabilidades a cada uno, a mi mamá le correspondió una cosa, a mi hermano otra y a mi otra, yo no quería llamar a nadie, más tu me hiciste llamar a todos, me sacaste de la funeraria y llamé, te querías despedir y que te despidieran.

La funeraria con gente o sin gente me generó claustrofobia, la misa pedí que no fuera dramática, nada de que no somos nada y cosas así, la muerte es dura para alimentar ese flagelar y auto flagelar psicológico y emocional.

La muerte exige serenidad para él que se va y para quienes se quedan, llantos no hubo, ni gritos, ni espectáculos de quinta. En la medida de lo posible traté que tu funeral se pareciera a ti, tu vivías con el corazón alegre y de fiesta.

Hubo encuentros, charlas, risas, chistes, tinto y oración. Hasta como comenzó la misa se parecía a ti, el Padre le dijo a todos los niños y niñas mayores de 80 años que por favor se callaran, cállense por favor, que se callen, que se callen... estamos en la Casa de Dios... Por dentro me dio risa, ese momento fue un fiel reflejo, una instantánea de lo que eras tú: encuentro, charla, chistes, relajo y afecto muchísimo afecto.

Ver el coche fúnebre y la cinta con tu nombre avanzando en su recorrido por la ciudad de las estrellas para llegar a tu última morada y luego cuando el ataúd con los restos mortales del ser que más amé y amo en el mundo y en el universo entró a esa bóveda blanca y fría para seguir el proceso contrario al de la creación, en ese momento, ese increíble llanto interno terminó, la moqueadera desbordada finalizó.

El ritual del sacerdote, el ladrillo, el cemento, el nombre y la fecha escritas por el amigo fiel de más de cuatro décadas, luego la lápida, las flores y el cementerio es el aceptar como proceso y que el Padre es el Padre, vivo o muerto, el Padre merece respeto.

No pude llorar hacia fuera, lloré por dentro, fue algo incontrolable, creo que mi llanto fue así porque no habría sido de mucha ayuda y apoyo derrumbarme delante de mi amado Padre, de mi Madre, de mi hermano, ni de nadie. Cuando se vive un dolor tan fuerte es imposible llorar.

Yo no lloré, tu me hiciste aterrizar, lo más real de este mundo es la muerte, he llorado  a destiempo o quizás a mi propio tiempo: lloro tu ausencia, este vacío, este dolor no lo puedo describir, tu me haces una falta tremenda. Te extraño Papá, me haces mucha falta.

Mentalmente, cuando entraba tu ataúd en tu tumba, te pedí amado Padre que nos siguieras protegiendo y los has hecho y Dios y el Espíritu Santo y la mejor abogada del mundo: María Santísima y las manos que nunca nos sueltan que son las de Nuestro Señor Jesucristo han estado con mi familia y conmigo guiándonos por este DESPUÉS lleno de certezas y a veces de misterios e incertidumbres, nos hemos encontrado con muchísimos ángeles, los ángeles y los arcángeles nos han cuidado y defendido y también nos hemos topado con duendes demonios y demonios que intentan confundirnos y perturbar nuestra tranquilidad.

El miedo más grande de mi vida era la muerte de mi padre, si mi padre se hubiera ido hace 20 años, no lo hubiera resistido de ninguna manera, habría sido algo intolerable, me habría pasado lo de Antonio Flores con su amada Lola, un amor así cuando la muerte llega, nos quiebra, me habría literalmente ido contigo. Si hubiese sido hace 10 años, habría sobrevivido y me habría muerto en vida, sería una zombie. A los 42 años lo pude resistir, soporté lo insoportable: la muerte de mi padre.

El primer libro que leí sobre la muerte fue hace años, me lo regalaste en una navidad: Paula de Isabel Allende.

Con Isabel Allende aprendí que las personas solo se van, si les damos permiso para partir, Paula solo falleció cuando su madre (Isabel Allende) al fin aceptó que Paula tenía que partir y le dio permiso para irse.

Paula es un exorcismo frente al dolor y así como Isabel Allende cada uno de nosotros en nuestro duelo tiene sus maneras de exorcizar el dolor, porque como ya sabemos, el duelo, duele. Mi manera de exorcizar el dolor es escribir, escribir y escribir.

Al Libro Tibetano de la Vida y de la Muerte llegué por mi Maestro de Reiki Fernando Montenegro Miranda. En un taller nos habló de una forma tan sabia sobre la muerte, el nacimiento y la vida y nos recomendó este libro.

Tardé años para leer el Libro Tibetano de la Vida y de la Muerte, más cada partida trae una gracia y lo leí completo gracias a un ser de luz que me quiso mucho y su gracia fue esa: facilitarme la lectura completa del Libro Tibetano de la Vida y de la Muerte

El Libro Tibetano de la Vida y de la Muerte lo he leído varias veces y me ayudó y me preparó muchísimo para este momento, para dejar partir a mi padre, orar y tratar de mantener esa flama inquieta que es nuestra mente, serena. La partida de personas que aprecié mucho, la muerte de Inashi y tu mismo me prepararon para vivir esta inevitable separación.

Cuando hablé junto a tu ataúd se me reveló tu nuevo estado, la presencia espiritual, sentí a mi padre nítido a mi lado derecho apoyándome y así ha sido desde que se fue, con sus mensajes, los sueños y tantas manifestaciones: el espíritu vive y es eterno. Tu me sigues dando Papá, me diste con tu partida la Gracia de la Fortaleza, ahora le pido a Dios y al Espíritu Santo la Gracia de la Serenidad.

Mi amado padre y su infinito amor sigue aquí con nosotros y ese es el regalo más grande que Dios y el Universo me ha dado: el amor de mi Carlín, el amor de mi madre y el amor de mi hermano y por amor a mi familia me convertí en una guerrera.

CERRAR BIEN

En el primer sueño que tuve contigo me dijiste: "yo estoy con ustedes" y así ha sido.

Mi amado Carlín espero que sea posible y real que todos tus asuntos terrenales pendientes tengan un cierre digno y respetuoso.

Un tema tu lo dejaste claramente resuelto y el otro tema, ni siquiera teníamos pensando meternos, más gracias a la famosa declaración que desconoce tu voluntad y la realidad, nos impulsaron a participar: ¡Mi hermano y yo existimos y también somos tus hijos! 

Mi papá, mi mamá, mi hermano y yo merecemos RESPETO: como seres humanos y como familia. 

De mi parte solo me interesa resolver bien tus dos temas pendientes, a ver si es posible que tus asuntos pendientes terrenales amado padre se resuelvan de manera digna y respetuosa y de buena fe. La contaminación con el veneno emocional ajeno y la mala fe no nos interesa, ni me interesa.

Tus asuntos terrenales los manejaste en vida desde la razón y el corazón y ahora en muerte el hígado se atravesó.

Estoy aprendiendo luego de tu partida que lo más importante en la vida es la calidad de las personas con las cuales nos relacionamos, lo demás es accesorio, lo central en cualquier relación es que estemos tratando con buenas personas.

El periodista español Pablo Motos expresa que su éxito profesional y económico se lo debe a que siempre se relaciona con buenas personas, las malas personas no le interesan.

Una cosa es tratar con buena gente y otra muy distinta tratar con mala gente. He aprendido con esta experiencia que hay tres formas de resolver los conflictos: con la mente, con el corazón y con el hígado. La buena gente trata sus asuntos desde la razón y el amor, la mala gente siempre se guía por el hígado.


La mente es la razón 
el corazón es el amor 
y el hígado... es veneno emocional
malas intenciones y mala fe.

 Los cuatro pies en la tierra y mirando con el corazón

Amado Padre tu eres la persona más centrada que he conocido en mi vida, hace años fui contigo a Teusaquillo, a esa funeraria y me diste todas las indicaciones y lo que querías, en diciembre de 2013 tuvimos una larguísima conversación en Nicolukas, ese día te conocí más, ese día me diste una alegría muy grande, dimensioné tu corazón y tus sentimientos, ese día me demostraste cuanto querías y amabas a mi madre, la amaste de una manera que ni ella misma imaginó, lo has demostrado con hechos en vida y en muerte y en cada paso que damos nos encontramos con tu amor y tu lealtad.

En esa conversación volviste a indicarme exactamente lo que querías, me hablaste de las personas con las que nos íbamos a encontrar después de tu muerte, me hablaste bien de ellos y ellas con afecto, respeto y confianza.

Los misterios, los duendes demonios y los demonios trajeron cosas positivas: revisar, ordenar, clasificar, organizar y tomar conciencia del maravilloso regalo que vivimos contigo prácticamente cuarenta y cinco años de recuerdos, fotografías, vídeos, cartas, amigos, momentos, lugares, y como Lilo y Stich tomar conciencia del tesoro que es nuestra pequeña y vital familia.

La mayor sorpresa para todos y todas: digerir, procesar y asumir que mi Padre tuvo un hogar de prácticamente 45 años con mi Madre, un poquito y cumplen mis padres cincuenta años juntos.

El tiempo vuela y la verdad es que la muerte de mi Padre nos ubicó con el paso del tiempo, se pasaron en un abrir y cerrar de ojos 45 años, mi padre envejeció, dejó el cigarrillo, dejó el trago, como jocosamente dice Joaquín Sabina conservó su afición de admirar a las mujeres... mi Madre ya no es la joven de la minifalda, del pelo largo, las sandalias, de la época hippie, parecía una modelo, bellísima, ahora es una mujer de la tercera edad, sigue siendo hermosa, uno la mira y es increíble el gen de la eterna juventud de las Mendieta, recuerdo a mi abuela, recuerdo a la tía abuela centenaria que parecía de 50 años. El tiempo pasó y sigue pasando para todos y todas.

Mi Padre fue un Sabio Místico porque tuvo al lado a mi Madre. Mi hermano y yo somos lo que somos por mi Padre y por mi Madre. Tuvimos la bendición de tener a nuestros padres juntos toda la vida.

Le pregunto a parejas que llevan juntas décadas ¿Cómo lo hacen? Y todo el tiempo he tenido la respuesta en mi propia casa, con amor. Un amor maduro, serio y disciplinado, un amor como la quinta montaña de Paulo Coelho con varias facetas, las más importantes: ternura (mi padre) y disciplina (mi madre), ese dúo era una fortaleza, se complementaban, eran un toro y una leona juntos.

A donde el corazón se inclina, el pie camina... cuarenta y cinco años con el corazón inclinado hacia Carlota, Carlos Alberto y Patricia hicieron que inevitablemente los pies de mi Padre caminaran hacia nosotros. Mi Papá nos amó, nos quiso, nos protegió y nos defendió toda la vida.

Mi padre en el primer sueño que tuve con él me dijo: YO ESTOY CON USTEDES, Y ASÍ ES. Incluso en el mundo Crístico, Espiritual y Celeste el corazón y el espíritu de nuestro padre se inclina hacia nosotros y nos sigue protegiendo y defendiendo.

La disciplina

Hay una maravillosa entrevista a la inteligente y admirada María Felix, en esa entrevista María Felix explica que todo en esta vida es DISCIPLINA, que su éxito se lo debe a la DISCIPLINA, hasta el matrimonio es una disciplina, no la disciplina desde lo coercitivo o el castigo, es la DISCIPLINA como forma de vida, para que las cosas salgan bien y mi papás fueron super disciplinados, que cosa tan impresionante.

Hoy día trato de vivir como lo hicieron mis padres: con amor ternura y con amor disciplina, primero que todo me quiero mucho, trato de ser lo más disciplinada posible y ser respetuosa en la medida de lo posible con mi tiempo y con el de los demás.

Le doy gracias a Dios porque me ha dado responsabilidades porque esas responsabilidades significan que el Universo me considera capaz, responsable, amorosa y cumplida.

El tiempo es sagrado

Padre hoy día valoro muchísimo el tiempo, todo el mundo dice que no hay que perder tiempo, más tomar conciencia que nuestro tiempo en este mundo terrenal es limitado fue impactante.

Estuve en shock los 15 días siguientes a tu partida procesando y asumiendo que el tiempo de mi padre se acabó. La muerte es la terminación de nuestro tiempo terrenal. Cada uno, cada una, tenemos un tiempo, el tiempo es sagrado, no se puede perder, me acuerdo de las palabras de mi madre sobre el tiempo: el tiempo perdido, hasta los santos lo lloran.

Después de tu partida, lo que más me molesta es que me hagan perder tiempo. Nuestro tiempo es para cumplir nuestra misión y nuestra visión. Nuestro tiempo es para desarrollar nuestros dones y administrar los talentos que Dios nos dio porque cuando llegue el tiempo de partir hay que rendir cuentas al Creador sobre como administramos nuestros talentos, dones y carismas en esta tierra. Con Dios no se parece, SE ES.

Nosotros elegimos a que dedicamos nuestro tiempo a lo constructivo o lo destructivo, para amar o para odiar, para ser felices o infelices. Yo elegí EL AMOR Y LA FELICIDAD, parte de mi FELICIDAD ES RESPETAR MI TIEMPO Y EL DE LOS DEMÁS, PORQUE EL TIEMPO ES SAGRADO.

Los espíritus guía

PAPÁ por favor sigue con nosotros y conmigo, como nuestro ángel guardián y guía protector, te dieron a elegir y elegiste protegernos y amarnos.

Papá no te vayas de nuestro lado, no quiero que nos dejes, he soportado esta ausencia porque he sentido tu presencia tan, pero tan cerca de nosotros y de mí.

Papi, no soportaría perderte dos veces, yo no sé si esto es egoísmo, sólo sé que me tiene viva en este mundo tu amor, tu recuerdo, tu voz, todo. Tu presencia espiritual y tu amor es mi soporte, me sostiene, me fortalece, me inspira.

Te admiro Papá y como el ser justo que albergabas en tu corazón, ubicaste un punto flexible de justicia y equilibrio y lo plasmaste, hacer eso no es fácil y también encuentro en ti: el gran abogado que eras y la persona honesta y amorosa que siempre fuiste, por eso para mí siempre serás un Sabio Místico.

Tu siempre fuiste mi consejero, mi guía en todo, cuando tenía una duda tu siempre me ayudabas a encontrar el camino y en estos momentos también lo has sido Papá, lo que me has mostrado en los sueños y con los mensajes así ha es y ha sido, no necesito una médium, yo soy la médium.

Papá ahora mas que nunca necesitamos la protección de Dios, de la Virgen, del Espíritu Santo, de Nuestro Señor Jesucristo de la Misericordia, de la Santísima Trinidad, de toda la Corte Celestial, de los ángeles y los arcángeles, ahora más que nunca Papá necesitamos de tu protección y que sigas con nosotros.

Le pido sabiduría, discernimiento y fortaleza al Espíritu Santo, lo más importante para mí es conservar mi paz interior y estar serena siempre.

Papá tu me alertaste de la energía negativa, me mostrabas en el sueño a dos hombres, dos extraños, que son dos ladrones, Papá te pido que me cuides y nos cuides y que nos protejas de todas las energías y espíritus que quieran dañarnos. Dios mío te pido que enredes a los hombres malvados en sus propias redes.

La ley del equilibrio o ley del karma

Me mostraste en un sueño la ley del equilibrio o ley del karma, Papá después de ese sueño he sido muy cuidadosa con mi actuar, siempre he intentado actuar bien, porque soy humana y me puedo equivocar, en ese sueño me mostrabas que toda acción tiene su causa y su efecto.

Una acción buena trae consecuencias buenas, una acción mala trae consecuencias malas, en el sueño me mostrabas que la ley del karma es la mismísima justicia divina, reflexionando creo que la ley del karma es una disciplina espiritual sobre la responsabilidad.

Juan Pablo Lederach en la Imaginación Moral nos relata el proceso de negociación entre la Nación Mohawk y el Gobierno Canadiense y como un criterio de negociación del mundo Mohawk era pensar en como afectaban las decisiones del hoy a las siguientes catorce generaciones, nos cuenta Lederach que las negociaciones fracasaron porque para los occidentales lo que importaba era la inmediatez sin tener en cuenta como afectaban las decisiones a las generaciones futuras (el subvalorado tema ambiental y un elemento básico de supervivencia de la especie humana como es el agua demuestra que quienes piensan en las futuras generaciones son más realistas que quienes se guían por lo inmediato).

Lo que mi amado Padre me mostró en el sueño aunque suene a perogrullo es que hacer el bien, nos hace bien, que debemos ser responsables y que tarde que temprano las consecuencias de nuestras acciones y decisiones nos alcanzarán y pueden afectarnos positiva o negativamente e incluso afectar a las generaciones futuras.

El perdón

Desde hace muchísimos años tengo claro que eras humano, que no soy nadie para juzgarte, que somos seres espirituales viviendo experiencias humanas que nos llenan de lecciones que nos ayudan a comprender y a crecer. El mejor antídoto contra los juicios es el amor.

Hay que soltar y dejar ir los pensamientos, emociones y personas de energía negativa, aferrarse al veneno emocional solo le hace daño a la persona que se aferra a ese veneno.

Mi Padre fue un ser complejo, un Goldmundo, un nómada, trashumante y artista que tenía que vivir el mundo de la sensualidad, de la bohemia y recorrer tu camino para encontrar el don y el sentido en el mundo, un pecador y un converso, eras como la canción de Julio Iglesias... algo bohemio y soñador...

Padre ya viviste y ya partiste, ya lo que fue, fue. Devolver el casete, imposible, lo hecho, hecho está. Papá yo no soy nadie para juzgarte, no soy Dios para juzgarte, no soy Juez para juzgarte, solo soy tu hija y Papá yo a tí TE AMO, SOLO PUEDO AMARTE Y SIEMPRE TE AMARÉ.

Wayne Dyer tiene una historia increíble sobre el Perdón, lo aprendió a través del conflicto que tuvo con su Padre, es maravilloso como el Perdón le transformó su vida, buscó a su Padre, descubrió que ya había muerto, halló su tumba y al llegar a ella, el Perdón lo liberó porque soltó y dejó ir todos esos resentimientos y venenos que no dejan nada bueno y ese Perdón le permitió hacer buen uso de su TIEMPO y a todos nosotros en distintas partes del mundo ser beneficiados con tan maravillosa obra y pensamiento. Wayne Dyer no murió con su música dentro y mi padre tampoco.

Mi papá tenía algo maravilloso no sufría de odios, ni de resentimientos, ni de envidias, no perdió su tiempo dedicándolo al veneno emocional. Vivía el aquí y el ahora, el presente como lo que es: UN REGALO. Mi papá fue un gocetas de la vida, vivía contento y feliz y tenemos mucho que aprender de mi padre.

La historia Cherokee de los dos lobos es reveladora: uno elige que alimenta y que hereda: el amor o el odio, como en esa historia pienso que lo inteligente y sabio es alimentar la razón y el amor. No voy a alimentar a ese demonio de ninguna manera, tampoco voy a permitir que nos dañe, porque al igual que tu papá, elegí ser FELIZ.

LAS HISTORIAS DE MI PADRE: 
elaborando el duelo y luchando contra el olvido


Mi hermano, Gabrielito, Patricia y Carlín, 
me encantó conocer a Gabrielito es un señor y un ser de luz,
me encantó ser parte de este encuentro y reencuentro 
que regalo tan bonito de nuestro padre
He ido reconstruyendo tu compleja y maravillosa vida, estas lleno de historias, unas reales y otras inventadas y transformadas por la gente, he ido reconstruyendo la realidad y el mito, la mitología es compleja.

Tu historia, la tuya, la esencial, la real aún sigue... no ha terminado, sigue en tu descendencia, una descendencia que se confronta ante la realidad, la complejidad y la perplejidad.

Reconstruir tu historia, es parte de mi duelo, reconstruyo tu historia como una pelea absurda y quijotesca contra el Olvido que es la verdadera muerte, cuando nos vayamos todos y todas definitivamente... en dos siglos nadie sabrá quienes fuimos y lo que hicimos.

Peleo contra el Olvido porque esta realidad de tu ausencia, del vacío es dura, es dramática e implacable, el duelo: DUELE.

Me parece inconcebible que un ser tan maravilloso, especial y único como tú, ya no esté entre nosotros, me duele que ya no esté en la Tierra el Chiquito Romero... eras un huracán de vitalidad.

Ahora haces parte del Universo como un hermoso espíritu de claridad y resplandores como lluvia de luz blanca, mándalas azules, mándalas blancos y mándalas verdes con muchísimos destellos de luz...

Un sábado sentí tu presencia y te pregunté ¿Eres tú Carlín? Déjame verte y te revelaste. Papi ahora tu eres más lindo que nunca, tu espíritu es hermoso. Papi tu eres lindo.

Quiero que todo el mundo sepa lo maravilloso e inteligente que eras, las cualidades que tenías, en este recorrido he comprendido y confirmado tus razones como papá, como pareja, como ser humano y como pater familias, también he aprendido a valorar y a comprender a mi madre, ambos tenían razón en muchísimas cosas, los hechos posteriores a tu partida, les dan la razón a ambos y a muchas de las decisiones que se tomaron en vida, como pareja eran una fortaleza inexpugnable, una fortaleza viva y llena de amor y como dicen dos sabias reflexiones de  Paulo Coelho:

No existe amor en paz. 
Siempre viene acompañado de agonías, éxtasis, alegrías intensas y tristezas profundas.

El amor solo descansa cuando muere. 
Un amor vivo es un amor en conflicto.

Mi amado Carlín no sé como he hecho para seguir sin tí en este mundo dual, una semana estuve tan triste y en un sueño me dijiste que nada de tristezas, bailaste conmigo El negrito del batey, gracias a Dios me acompañas espiritualmente.

Hasta el Mago Wiccano te sintió y se escandalizó: "tranquilo, no le voy hacer nada, no la voy a dañar" y me preguntó que si yo te sentía, que eso no era normal, le respondí que sí. Me preguntó ¿Quién es? me ataqué de la risa y le dije: es el Espíritu de mi Padre.

Me dijo que eras un espíritu posesivo y sobre protector, que nunca había sentido una presencia así, que la sobre protección era algo excesivo, le respondí que mi padre siempre fue así toda la vida, me cuidó, me protegió y me sobre protegió, soy feliz con la presencia y protección de mi padre como mi ángel guardián y como guía protector en vida y en trascendencia.

Tu historia mi amado Carlín una gran parte es en blanco y negro y la otra a color, poco a poco voy reconstruyendo todas tus historias y anécdotas, voy armando el rompecabezas y a cada pieza voy colocándole su voz y su rostro.

La declaración del día siguiente a tu funeral en primer lugar manifestó lo auténtico y lo visceral y traía una bendición escondida: me hizo investigar, entrevistar y conocerte más, encontré tesoros históricos, artísticos y visuales. Voy siguiendo tu rastro y tu voz me va guiando por un mapa diverso de lugares, personas y experiencias.

Este recorrido lo hice mil veces contigo, cierro los ojos y te veo, te escucho y tus historias me transportan a muchos mundos.

Este recorrido ha sido como las historias del Gran Pez y descubrir que si había gigantes, brujas, magos, hombres lobos, pueblos fantasmas, bosques embrujados y que sí existía un Gran Pez, Tim Burton hizo esa película como homenaje a su Padre, como parte de su duelo. La volví a ver y lloré toda la bendita película, pensando en el papá de Tim Burton y en mi papá.

Llevo en el alma y en el corazón El viaje de la Nona... la noche del 11 de agosto... ay Papá! cuando la Nona se despidió... yo te miraba y pensaba, será real, esto que siento y presiento será que va a pasar, sentía que el momento del desprendimiento se acercaba más y más, hasta sentí a Inashi unos días antes, bajó por las escaleras corriendo, llegó a mi lado, y le dije nena acuéstese aquí a mis pies y se acostó, le dije a la nena, ya se va a acercando el momento, cierto? no sabía como iba a ser, gracias a Dios y a San José, sin sufrimiento. Le pedí tanto a Dios que mi papá no sufriera y Dios escuchó mis oraciones.

Poco a poco voy en este recorrido por el Siglo XX y sus transformaciones, voy de tu mano, de un pueblo a una ciudad que se transformó en metropoli, de un sanjuanero a un hombre que se convirtió en bogotano por adopción, voy recorriendo los pueblos de Cundinamarca y de Santander, voy por una carretera que te llevó de Colombia a Ecuador, por otra que te llevó de Colombia a Venezuela, voy volando contigo por aviones chivas y luego cuando pasaste al airbus, también estoy navegando contigo en lagos y ríos, me llevas en tren, en moto y en cicla, hay carros antiguos y carros modernos, hay antros, discotecas y sitios elegantes, los estudios, las novelas, las mujeres, la música, la bohemia, la política y sigo las pistas de este viaje fascinante que fue tu vida... Hasta la ciudad de las estrellas que está tan llena de tí, viviste prácticamente siete décadas en ella.

A mi me encantaban tus historias bohemias y medio sinvergüenzas hasta a eso le sacabas la enseñanza y la moraleja, chistes y risas.

El recorrido por los sitios que compartimos y vivimos en estos cuarenta y cinco años y que existen en mi memoria y en fotografías, algunos lugares hoy día ya no existen o son ruinas o se han transformado, ahora hacen parte de mis recuerdos y de las fotografías del álbum familiar.

Una amiga me prestó una biografía bellísima del expresidente Alfonso López Michelsen allí encontré la imagen y el recuerdo de muchas de las personas de tus historias... que ya trascendieron.

Me encontré con una amiga tuya política, bohemia, libre, bella e inteligente me llenó el alma y mi corazón de alegría, te recuerda con inmenso cariño, siempre te quiso y valoró como amigo,  fue y es una buena amiga, ha sido uno de los encuentros más conmovedores y hermosos que he tenido, ella me ayudó a recuperar la memoria de una época.

Otros amigos tuyos que quiero con el alma también me mostraron la ciudad de los mariachis: del Monterrey y Chapinero, de las minifaldas y las botas campana, los paseos y el estar de borrachera en borrachera...

Todos tus amigos son fascinantes, sus historias son increíbles, son Macondo en estado puro, cuando me encuentro con ellos, me reúno con una parte de tí, cuando uno de ellos trasciende, se me parte el corazón, otro sabio místico que se va.

Lo más increíble y maravilloso, tus amigos son de una lealtad a toda prueba, rodearon y cobijaron a mi madre, jamás lo olvidaré, ellos honraron la amistad y una realidad y te respetaron como ser humano y como amigo, respetaron tus elecciones vitales, libres y del corazón.

Todo este recorrido ha sido fantástico, me encanta y es como siempre, a tu manera. Habría sido increíble haber hecho este recorrido de la mano contigo, tenías una memoria privilegiada, nunca se me ocurrió.

Para mí tu eras eterno, nunca pensé que el narrador de historias y de sueños se iba a ir algún día y que la muerte se llevaría su voz, su risa, sus anécdotas y sus historias, que con él se llevaría a Anacleta, a Carmelita, a Mateito, a Carmen Adelia, a los abuelos paternos, a Marco Aurelio, a Simón, a Enrique, todos los recuerdos de tu trabajo y de la política, a San Juan y todos los lugares y momentos, a todas las personas, personajes y situaciones que hacen parte de las Historias de mi padre.

Nunca pensé que un día te irías, que tu voz se apagaría y te llevarías a la tumba todas tus historias, tus vivencias, tus mitos, tus ocurrencias, tu chispa y hasta tus canciones...

Me hacen falta tus rancheras, tu sentimento, tu voz, tus acordes en el piano, me hace una falta enorme escuchar el concierto de todos los días, sobre todo:

Se me acabó la fuerza, de mi mano izquierda...
voy a dejarte el mundo para tí solita...
como al caballo blanco, le solté la rienda...
a tí también te suelto y te me vas ahorita...

Y la frase que más me gustaba
como la cantabas, la entonación, todo, 
porque parecía que cantabas sobre tí mismo, 
como una premonición:

Vas a sentir que lloras
sin poder siquiera derramar tu llanto...
y haz de querer mirarte en mis ojos claros
que quisiste tanto, que quisiste tanto,
que quisiste tanto...

TU LEGADO: AMOR Y MÁS AMOR...
UN VERDADERO AMOR...
Esta fotografía de mis padres me encanta,
como van los dos, la forma como mi padre mira a mi madre...
la ciudad, la moda, van caminando por el frente de la Iglesia de las Nieves
atrás el Edificio de Avianca todo un símbolo del centro de Bogotá
Mi amado Carlín tu me has dado y me diste lo más maravilloso junto con mi madre: 
LA VIDA.

ME DISTE UN HERMANO, UNA FAMILIA, UN PAPÁ Y UNA MAMÁ Y COMO LEGADO LAS BASES DE MI VIDA, MI PASADO, MI PRESENTE Y MI FUTURO.

ME QUEDAN TUS HISTORIAS, QUE TRATO DE RECONSTRUIR COMO UNA ABSURDA MANERA DE LUCHAR Y PELEAR CONTRA LA VERDADERA MUERTE: EL OLVIDO QUE SEREMOS... COMO BIEN LO DEFINIÓ HÉCTOR ABAD EN EL TÍTULO DE SU LIBRO EN RECUERDO Y HOMENAJE A SU AMADO PADRE, ESAS COSAS SOLO SE ENTIENDEN Y COMPRENDEN CUANDO UNO LAS ESTÁS VIVIENDO, ANTES NO.

Siempre fuiste con nosotros un padre y un compañero protector, incluso un año y cuatro meses después de tu partida, tuve el privilegio de darle voz a tu voz

Lo más importante además de escuchar tu voz es respetar la verdad que plasmaste en tu escrito y la verdad que contiene tu escrito es que en tu vida hay dos seres de luz, las más valiosas para ti, cada una con su historia, su tiempo y su vivencia. La historia, el tiempo y la vivencia de cada una son SAGRADOS y merecen RESPETO. 

Intento comprender la declaración del día después porque esa declaración se llevó por delante a mi Padre, a dos adultas mayores y por donde se la mire es una total falta de respeto y se contradice totalmente con el buen concepto que mi padre me transmitió y me compartió. Luego he revisado ese esperpento jurídico de la nueva sucesión de mi padre que también desdice de lo que mi padre me transmitió y me compartió.

Mi padre me habló de personas honestas, correctas y honorables, me habló de una familia decente, así como lo somos nosotros.

La declaración del día después y la nueva sucesión de mi padre no corresponde al actuar respetable que mi padre me compartió, es totalmente ajeno a lo que mi papá me transmitió. 

No sé quienes son los de esas brillantes ideas, ni quiero saberlo, porque no me interesa relacionarme con malas personas, lo único que quiero y espero es que los asuntos pendientes de mi padre tengan un cierre digno y respetuoso, que Dios bendiga a cada familia y seguir el camino que nos corresponde en paz.

En este tiempo sentí una energía negativa que intentaba dañarnos, no sé si sigan las sorpresas negativas, lo que tengo claro es que esas sorpresas negativas no son mi Padre, ni es su impronta, ni su esencia, ni su espíritu, ni su voluntad. 

Mi padre era correcto y honesto hasta la médula, la carta de mi padre es clara, precisa y concisa.

Mi Padre era enemigo de las declaraciones falsas, de los fraudes y de los esperpentos jurídicos, esa declaración dice todo de quienes la emitieron, de quien aconsejó y de quienes estuvieron de acuerdo que se presentara a conciencia que no era veraz. 

La carta de mi padre plasma la ley, expresa la realidad valiosa de su vida y su carta es protección y justicia en ambos sentidos y me dio una inmensa alegría conocer su contenido, esa carta es mi Padre, es su verdadera esencia y es como siempre lo debemos recordar con razón, con amor y sobre todo con mucha gratitud.

Todo lo que vivimos con mi Padre es nuestro tesoro, 
todo el tiempo y el afecto que compartimos es nuestro, 
fuimos una familia absolutamente vital. 
Todo lo que vivimos y amamos es nuestro.
Nadie nos puede quitar el AMOR, 
sino tenemos AMOR como dice la Carta a los Corintios,
NO SOMOS NADA.

He escrito en este blog, en la bitácora de mis viajes, en el blog del equilibrio y la paz interior que te amo, siempre te amaré, tu eres el amor más grande de mi vida, me importa un carajo lo que hiciste o dejaste de hacer, lo que sea no me importa, yo te amo y te seguiré amando igual, sencillamente Papá te quiero y te amo con toda mi alma y mi corazón.

En la Maestría del Amor el Dr. Miguel Ruiz explica desde la sabiduría tolteca que las relaciones y afectos son de persona a persona, no por tríos, ni por cuartetos, ni por grupos, ni por familias, cada relación es personal, mi relación contigo es única, como son únicas las relaciones que tuviste con cada persona.

Hablo y escribo desde mi vivir, mi pensar y mi sentir, desde la específica relación que tuve contigo y que es muy especial y valiosa para mí.

Padre: conmigo eras tú, hablabas libremente, hablábamos de todo, sin censura, nuestra relación fue la relación más libre y maravillosa que la vida me ha podido regalar, fuimos padre e hija, amigos, cómplices, colegas, compinches, fuimos recachitas y un par de mancornas.

Tu amor Carlín para mi es un diamante, el diamante más valioso y hermoso del mundo, Padre yo te amo, cuando tus amigos y amigas me dicen que amabas a mi mamá, a mi hermano y que tu Patín era lo que más querías en el mundo me dan inmensas ganas de llorar.

Me siento bendecida por tu amor y por tu cariño y así como me consideraste digna de tu amor, también me consideré y me considero digna de recibir todas las expresiones de amor que me prodigaste en vida porque me las merezco.

El amor propio consiste en amarse y aprobarse uno mismo y además considerarse digna de recibir todas las bendiciones y abundancia del Universo.

Papá que tu me hayas amado es una bendición más el haber tenido la capacidad de moverme del terreno del juzgar al espacio del comprender me permitió disfrutarte y gozarte, me permitió compartir contigo, conocerte  y sobre todo amarte aún más.

No soy juez tuyo, ni de nadie, he actuado igual que tú: protegiendo siempre a mi madre, a mi hermano y a mí, siguiendo tu línea de sobre protección a tu amada familia Romero Sánchez.

La vida es tan bella y por larga que sea la vida siempre resulta corta para andar perdiendo tiempo en conflictos y traumas emocionales ajenos no resueltos.

Papá a mi no me afectan las historietas de tu bohemia alborotada. A mí lo único que me importa es el amor, lo único importante Papá es que te amo, te quiero y que siempre, siempre serás mi Papá, que estoy orgullosa de ser tu hija, que tu vives en mí y que cuando quiero buscarte y encontrarme contigo, no tengo que ir fuera, simplemente cierro mis ojos y voy a mi corazón, allí te encuentro, porque tu mi amado Carlín vives en mí, tu corres por mis venas y tu espíritu vivirá por siempre en mi mente y en mi corazón. Te amo Papá, siempre te amaré. Con todo mi amor y con toda el alma. Patricia.

Mi mamá me hizo reír: ¿Cómo así que 45 años? ¿45 años en este relajo?
¿A qué horas se pasaron 45 años?
Mi mamá me hizo llorar:  Cómo puede ser posible que Carlos ya no esté... 
él se fue y de paso se llevó toda mi vida con él...
Mis papás me sorprenden: Siento a Carlos todo el tiempo conmigo,
me acompaña, me cuida, se comunica conmigo y sueño con él
Yo también siento muchísimo a mi Padre, sigue con nosotros, 
como me lo dijo en el primer sueño que tuve con él
Mis papás son mis raíces y los cimientos de mi vida.
Los amo a los dos y cada día y cada segundo,
los valoro más y más.
EL EQUILIBRIO
Y  PERDER EL EQUILIBRIO POR AMOR
Dibujo de Ketut Liyer curandero de Bali amigo de Elizabeth Gilbert autora de
Comer, Rezar y Amar un FANTÁSTICO LIBRO!!!
Ketut Liyer define el equilibrio en un dibujo: 
los cuatro pies en la tierra 
y mirar desde el corazón. 
Estar firmes, centrados y amorosos. 

Perder el equilibrio por amor, 
es parte de una vida equilibrada. 

Por amor a mi padre, a mi  mamá 
y a mi hermano, y a mí misma, 
por amor a mi familia,
y por defender la dignidad de mi familia 
pierdo el equilibrio por amor.

Mi amado Papá, mi amado Carlín por favor quédate un ratito más, así como cuando me recostaba en tu hombro y me dormía en él y sabía que estaba en el mejor lugar del mundo, protegida, calientita y tranquila, porque ese hombro es el hombro del hombre que yo más he amado y amaré en mi vida: MI PAPÁ.

TENGO PAPITIS y no me importa lo que la gente piense de eso, no me importa ser grande y tener papitis, todos mis amigos y amigas que han perdido al papá y a la mamá también tienen papitis y mamitis y ya no les da pena decirlo a los cuatro vientos.

A mí me me resbala lo que la gente piense de mí, al igual que tú, soy un espíritu libre y tengo PAPITIS y siempre la tendré.

ESPERO PRONTO MUY PRONTO, 
REALIZAR ESE HOMENAJE Y ACCIÓN DE GRACIAS 
QUE ESTÁ PENDIENTE CONTIGO...

GRACIAS: 
A DIOS,  A TUS AMIGOS Y A TI 
POR TANTA GENEROSIDAD Y AMOR

GRACIAS PAPÁ: 
POR MI MAMÁ Y POR CARLOS ALBERTO
ELLOS DOS SON MI FAMILIA, MIS RELACIONES SAGRADAS, 
MI MAMÁ Y MI HERMANO SON TU LEGADO 
Y POR LO TANTO SON MI TESORO.

TE AMO PAPÁ
FELIZ NAVIDAD CELESTE Y CRÍSTICA

No hay comentarios:

Publicar un comentario