lunes, 10 de abril de 2017

Luz y sombra: Carta de San Pablo a los Efesios


Hermanos, antes ustedes eran tinieblas
pero ahora son luz en el Señor
Vivan como hijos de la luz
Ahora bien, el fruto de la luz es 
la bondad, la justicia y la verdad. 
Sepan discernir lo que agrada al Señor, 
y no participen de las obras estériles de las tinieblas
al contrario, pónganlas en evidencia. 
Es verdad que resulta vergonzoso aun mencionar 
las cosas que esa gente hace ocultamente. 
Pero cuando se las pone de manifiesto, 
aparecen iluminadas por la luz, 
porque todo lo que se pone de manifiesto es luz. 
Por eso se dice: 
Despiértate, tú que duermes, 
levántate de entre los muertos, 
y Cristo te iluminará
Cuiden mucho su conducta y no procedan como necios, 
sino como personas sensatas 
que saben aprovechar bien el momento presente
porque estos tiempos son malos. 
No sean irresponsables, 
sino traten de saber cuál es la voluntad del Señor. 
No abusen del vino que lleva al libertinaje; 
más bien, llénense del Espíritu Santo. 
Cuando se reúnan, 
reciten salmos, himnos y cantos espirituales, 
cantando y celebrando al Señor de todo corazón.


No hay comentarios:

Publicar un comentario